Todos cumplimos años, todos crecemos y aprendemos, todos conocemos y recordamos a personas que dejaron profundas huellas en nuestra vida; todos y… nuestro colegio también. Durante el curso 2013-2014, realizamos varias actividades conmemorativas y organizamos la fiesta del 50 Aniversario en mayo.

Nuestro colegio ha ido creciendo y creciendo, pasando por diferentes edificios que se fueron haciendo pequeños con la incorporación de más y más alumnos, hasta que hubo que construir un edifico grande, donde cupiéramos todos.

Cincuenta años son muchos años, y parece que han pasado como un suspiro. Son muchos los alumnos, profesores, y personas encargadas de los distintos servicios, que forman parte de nuestra Historia; son muchos los recuerdos de aulas, recreos, exámenes, excursiones, fiestas, actos solidarios y culturales, etc. Es muy grande la dedicación, el esfuerzo, el cariño, la ayuda, los valores y los lazos establecidos en nuestro colegio; son, en definitiva, 50 años de Educar para la vida.

¡Quién lo habría de decir!

Así decía el estribillo de la Habanera que el grupo de profesores cantó, el 23 de mayo de 2014, en el Acto Conmemorativo del 50 Aniversario del colegio. "¡Quién lo habría de decir!" era la expresión de las más de 450 personas reunidas. Fue un acto emotivo, entrañable, presidido por Mª José Muñoz, Directora del centro, Ricardo García, Subdirector de las Relaciones con las Confesiones, Joel Cortés, Presidente de la Fundación Federico Fliedner y de la Iglesia Evangélica Española, y Alberto Araujo, pastor fundador de los inicios del colegio. Estuvieron representadas la Junta Municipal de San Blas, la FEREDE, PRO-HISPANIA (Suiza), la Embajada de Argentina, profesores, alumnos, padres, trabajadores de distintas etapas del colegio, amigos, etc.

El acto se desarrolló en un clima de sentimientos encontrados: por un lado, la nostalgia, los recuerdos, las experiencias, el esfuerzo, la dedicación, el trabajo realizado, la gratitud y el reconocimiento; y por otro, la alegría del reencuentro, la satisfacción de haber podido sentir, crecer y participar en este proyecto, y, sobre todo, la esperanza y el amplio horizonte que se abre, cimentado en lo realizado en este medio siglo de existencia, sin olvidar, en ningún momento, lo que nos ha caracterizado y distinguido: nuestro talante respetuoso y democrático, nuestro carácter social y vocacional, y nuestra forma de entender, acoger y querer al ser humano, sin ningún tipo de discriminación.

Las intervenciones musicales del antiguo alumno Daniel Reus, las palabras emocionadas de Carlos Slepoy en nombre de los padres y alumnos argentinos, junto a la entrega de una placa conmemorativa, la visión de audiovisuales realizados por los propios profesores del colegio, el saludo de antiguos alumnos, el recuerdo a los que se fueron ya, la actuación del coro de profesores y el discurso final de Mª José Muñoz, dieron paso a un suculento ágape en el que los abrazos, las anécdotas, la vivencias y las lágrimas fueron los grandes protagonistas.

Pulsa aquí para conocer la Historia del colegio Juan de Valdés


 

Esta página usa cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso