Atelier: Aula Multisensorial

El Atelier es un espacio de aprendizaje que da libertad al descubrimiento y en la que el alumno aprende sin necesitar que el adulto le dirija activamente la actividad.

La metodología está basada en una ley fundamental que según Malaguzzi, “Si se hacen cosas reales, también son reales sus consecuencias”, y está centrada en el potencial del niño y niña como creador de su propio aprendizaje. En este espacio investigan, descubren y manipulan diferentes tipos de materiales desarrollando a través de ellos su propio lenguaje.

Distribuidos en pequeños grupos dentro del aula, los alumnos tienen la oportunidad de crear y compartir sus propias obras, las cuales ayudan a expresar lo que sienten, piensan o imaginan, desarrollando así su creatividad y disfrutando también de una experimentación individual. Dentro de un ambiente de calma y tranquilidad, la imaginación y la libertad de expresión tienen todo el protagonismo. Los materiales y los espacios están diseñados para invitar a la creación. Siguiendo la teoría de “loose parts” (partes sueltas), se ofrecerá a los niños materiales naturales como madera, palos, piedras, conchas, hojas, etc., para que creen sus propias composiciones. Este escenario les ofrece interés y curiosidad por lo que ocurre en el entorno más próximo y su interacción con el medio es parte activa de su aprendizaje, porque cuando un niño se siente libre, feliz y tranquilo potenciamos su atención concentración en lo que hace y fomentamos la creatividad.

Este aprendizaje es un complemento ideal a lo que el niño aprende en el aula, ya que amplia conocimientos ya adquiridos y aborda experiencias desde otro ámbito. De este modo, se fomenta también el desarrollo de las inteligencias múltiples, dando prioridad a la inteligencia espacial, artística, natural y creativa.

En este espacio no es tan importante el resultado final como el proceso, la evolución y comprensión que sigue cada niño, donde cada cual expresa, experimenta, crea, descubre y va adquiriendo al mismo tiempo un mejor conocimiento de sí mismo. El papel del docente es de guía, observación, escucha del niño y reflexión, dejando que él tome la iniciativa. Las familias también tenéis una papel activo ya que podéis colaborar aportando materiales e incluso participando en diferentes talleres que se puedan ir organizando.

 

 

 

 

Esta página usa cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso