En qué consiste el período de acogida estos primeros días

Estamos seguras de que, durante estos primeros días, la mayoría de vosotros y vosotras os estáis preguntando si es normal que vuestro hijo o hija llore al entrar a la escuela.

Pues la respuesta es muy sencilla, sí, no solo es normal sino que es sano.

Por este motivo, nos gustaría explicaros que si comparamos el periodo de acogida con montar en bicicleta con ruedines, sería muy parecido a dejar de utilizar esos ruedines que nos equilibran y nos dan seguridad. En este caso, los ruedines sois vosotros y vuestra familia. Si nos quitan los ruedines de la bici, tenemos miedo y dudas de lo que ocurrirá si perdemos o no somos capaces de mantenernos en equilibrio sobre ella.

Esto mismo les pasa a los niños y niñas, sienten esa angustia de no saber lo que va a pasar. Por esta razón, nos encontramos reacciones como tristeza, ira, miedo... hasta que, con el paso de los días, los niños y las niñas van reaccionando a este cambio en sus vidas, confiando y perdiendo el miedo a su nuevo entorno y a su figura de apego en la escuela.

Es por esto la gran importancia del acompañamiento del adulto (educadoras y familia) valorando y aceptando sus emociones a través de la escucha activa, desde el cariño, comprensión, paciencia, cercanía y acogimiento.

Por todo ello solo nos queda agradeceros vuestra implicación en este proceso emocional que están atravesando vuestros hijos.


Volver